Inteligencia en venta

Gdl, Jal – Esta semana pasó algo que ya no suelo hacer, ir a comer en grupo, especialmente un grupo con el que prácticamente nunca interactúo. Durante años llevo comiendo solo, me concentro en comer y disfrutar de lo que como, sin darle espacio a nada más que a eso. En los últimos 6 meses he comido acompañado más veces (1 vez por semana promedio) que en los últimos 7 años. En ocasiones reconozco que me canso de eso y siento el deseo de compartir la mesa con alguien más seguido. No obstante, no cualquier compañía.

En esta ocasión la conversación fue vacía, sobre apodos que el grupo le puso a unas mujeres y las malas experiencias con ellas, la historia distorsionada de un suceso -localmente famoso-, por supuesto desde el punto de vista del actor principal, y otros temas que ya elegí no prestar atención.

De manera interesante este fin de semana leía un artículo de un Journal británico de mucho prestigio, que hace referencia a que las personas que muestran una mayor inteligencia no sienten satisfacción pasando tiempo socializando, como el artículo dice “gastando el tiempo socializando”. Por en cambio, las personas promedio sienten satisfacción socializando y eso les da satisfacción en la vida. Para quieres estén interesados en el tema es el “principio Savanna”; es muy interesante.

En las opciones sociales del artículo llegaron los comentarios para expresar su desacuerdo respecto a esta afirmación. Me pareció muy interesante que las críticas fueran mas con un sentido de indignación que realmente una crítica reflexionada. Por ende, lo sobresaliente eran los argumentos de “inteligencias”, “inteligencia emocional”, o lo que me pareció más intrigante el manejo de la inteligencia como un “activo adquirible de algún modo”.

En lo personal el tema me interesó, pues por causa de hecho tengo un poco de experiencia en la materia de ser solitario, y por ende quizá entender algunas cosas que quizá no presto atención me hace sentir bien y me atrae. Mi opinión discrepa un poco en función del argumento de “aquellos más inteligentes”. En la descripción del artículo podría afirmar con cierta confianza que mi personalidad se ajusta muy bien al caso de estudio, con la excepción de que yo no considero, ni creo ser más inteligente que los demás. Pero es absolutamente cierto que en mi caso socializar no me genera satisfacción y prefiero enfocarme en objetivos a largo plazo. Además no es un intento de ser modesto.

Regresando al contexto anterior, ¿Por qué la creencia general es de que la inteligencia es un atributo adquirible que adorna a la personalidad? Mientras mas lo reflexiono mas ridículo me parece. Cuando alguien ha tenido la confianza de decirme, “eres muy inteligente”, la verdad es que no entiendo lo que me tratan de decir, por que lo dicen y me cuesta trabajo creerlo; generalmente mi reacción es un “¿En serio?, ¿Por qué lo dices? o algo así seguido de un cortés gracias” Pero interiormente me quedo con dudas respecto a “como es que se dan cuenta, acaso es algo que uno lleva colgando o la forma en como visto, hablo o me expreso reflejan esa inteligencia?” … La inteligencia al ser una capacidad humana, es tan frecuente y debería pasar tan desapercibida como el hecho de ver a una persona caminar. o ¿Acaso le decimos a una persona tu caminar es muy bueno o tu parpadeo es sobresaliente, o eres una persona muy motriz? Por supuesto que no…

Por otro lado, ¿Cómo es que una persona asimila la idea de que existen “varias inteligencias”? Me parece ya vivimos tan acostumbrados a escuchar propaganda que ahora en automático todo lo que oímos lo damos por hecho, no lo reflexionamos y nos alejamos del pensamiento. Cuando investigas un poco sobre el tema, es evidente que con fines prácticos, se han generado grupos para estudiar y comprender la idea abstracta de inteligencia, pero en ningún momento esto debe interpretarse como que la inteligencia es un resultado de un conjunto de capacidades individuales específicas. Esto es, creer que para ser “inteligente” debes poseer todas las “inteligencias”, ya sea la emocional, social, lingüística, lógica matemática, entre otras… la capacidad de un individuo a comprender su entorno es idéntica sin importar su entorno, pero su capacidad para adaptarse, o socializar es diferente a mi capacidad para resolver problemas lógico matemáticos y es la mismo para realizar actividades físicas o deportivas, pero no tienen nada que ver con la inteligencia per se.

No todos los individuos se adaptan de manera constante en todos los ambientes o contextos, pero eso no los hace idiotas, los hace vulnerables que es muy distinto. Eso se llama diversidad, es algo muy común en la naturaleza. Un oso polar en una playa del caribe sigue siendo el mismo oso poderoso, sin embargo en ese ambiente es vulnerable, en ese contexto depende de su capacidad de adaptación para conservarse y sobrevivir. De igual manera, una persona sin importar si esta en un contexto social, académico o lo que sea es la misma persona, pero su capacidad para adaptarse a ese ambiente dependerá de como se comporte, “encaje” y se desenvuelva con la misma soltura.  No obstante eso no disminuye su capacidad de comprender el entorno, no reduce su capacidad de pensar, razonar, obtener información entre otros. Es más en mi opinión es en esos entornos donde explota el potencial a un nivel mayor por instinto de supervivencia.

Me gustaría dejar la siguiente reflexión: Cuando era infante me gustaba mucho jugar fútbol soccer, era aceptablemente bueno. En una ocasión tuve la oportunidad de jugar con un primo que practicaba fútbol americano, él era aceptablemente bueno. Al momento de competir jugando soccer, en algunos aspectos él resultaba algo torpe, especialmente en el golpeo de balón y dar pases. Sin embargo su capacidad física para hacer cambios de ritmo, la potencia en las piernas en el sprint y las jugadas de contacto era dramáticamente superior. Cuando cambiamos de deporte ahora yo me mostraba “blandengue”, frágil y torpe para las jugadas de contacto, pero sorpresivamente superior en la capacidad de visualizar “lo que sucedía en el campo” en fracción de segundos y por ende esquivar los golpes o mandar los pases.  ¿Es aceptable considerar que al cambiar de deporte el individuo se hizo “menos” atleta? ¿Se hizo menos inteligente? ¿Su cuerpo instantáneamente se entorpeció? No lo creo así, el seguía siendo el mismo potente atleta y yo el mismo ágil atleta.

¿Si pusiéramos a Einstein en una fiesta de cumpleaños sería idiota en lugar de genio?…

Bajo esta analogía, ¿Estar socializando por qué habría de hacerme idiota o más inteligente? De ser así ¿En dónde compro inteligencia social o inteligencia romántica? ¿Podré vender algo de inteligencia lógico matemática o espacial?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s